jueves, 2 de agosto de 2012

REPENSAR LA COMIDA


Con vuestro permiso voy a ponerme serio si es que hablar de comida alguna vez fue frívolo. Desde este rincón  de la red quiero difundir y apoyar el programa DESAFIO CRECE  que ha lanzado Intermon-Oxfam. Consiste en  una iniciativa para modificar nuestras acciones con los alimentos que  supone una apuesta por la sostenibilidad en un planeta en el que millones de personas pasan hambre.
Se trataría de poner en práctica el consabido lema piensa globalmente y actúa localmente de manera que pequeñas acciones cotidianas en nuestra cocina  sirvan para equilibrar el actual sistema mundial de alimentación, tan desigual y tan injusto.


La campaña se centra en cuatro tipos de acciones que me gustaría compartir con vosotros/as:
a)      AHORRAR COMIDA: consiste en planificar y reutilizar para no desperdiciar. Un tercio de lo que compramos se tira… Proponen varias iniciativas entre las que podemos destacar las de llevarnos la comida sobrante del restaurante (¡fuera vergüenza y convencionalismos!) o elaborar  listas de la compra inteligentes que encontraréis en el link al final de este enlace. Si nos sobran  “retales” de alimentos en la nevera podemos elaborar bocatas o sopas, sería interesante poder compartir en este blog diferentes ideas de cómo aprovechas esas sobras que de otra manera se echarían a perder.
b)      CONSUMIR ALIMENTOS DE TEMPORADA: el gazpacho es para el verano,  la naranja para el invierno y las castañas en otoño.  Comprando productos de temporada contribuimos a reducir el consumo energético. A esto hay que añadir la necesidad de comprar productos de la zona o región; en conclusión que el  mejor sitio para comprar es el mercado tradicional o cooperativas agrarias, donde por un poco más favorecemos  al pequeño productor, disminuimos emisiones del transporte  y consumimos productos de primerísima calidad. Si investigáis seguro que tenéis un mercado cerca que os está esperando… Sobra decir que los productos de Comercio Justo, aunque de origen lejano, son una excelente opción de compra responsable
c)          CONSUMIR MENOS CARNE Y LÁCTEOS: son necesarias grandes cantidades de recursos naturales para generar los productos cárnicos por lo que con solo evitar su consumo  una vez a la semana se reduce  el impacto ambiental que supone la cría de animales. Los lácteos se pueden sustituir: aceite de oliva en vez de mantequilla o granizado en vez de helado o yogurt.
d)      COCINAR CON RESPONSABILIDAD: evitar cocciones o frituras prolongadas que consumen gran cantidad de energía  a la vez que  repercuten en la calidad de los nutrientes de los alimentos. Consumir sopas frías (gazpacho, vichisoysse, sopa de tomate, ajoblanco…) que no requieran cocinado. Muchas verduras pueden ser consumidas crudas o semicrudas; zanahoria, cebolla, pimiento, brócoli, judías verdes… y aportan sabores originales a los platos. Por supuesto el ahorro de agua mientras cocinamos también es muy importante; lavar los alimentos en recipientes y siempre que sea posible cerrar las ollas durante la cocción. Es interesante también aprovechar el calor residual que se desprende una vez apagados los fogones para terminar de cocinar los alimentos.
Espero que estas recomendaciones nos puedan  servir para disfrutar de la comida, sabiendo que  disfrutamos todos de la comida, consumiendo menos energía y comprando con cabeza. Son solo pequeñas acciones que sin embargo consiguen grandes resultados. Espero poder enriquecer esta entrada, y la iniciativa, con vuestras aportaciones…

Fuente:

 Fuente de la foto: