viernes, 22 de agosto de 2014

PANZANELLA o ENSALADA DE PAN Y TOMATE


De  sencilla vianda pastoril,  a delicatessen...
¿Te gusta mojar  pan en  el caldo de la ensalada? Si eres de los que te deleitas en el liquidillo compuesto por el tomate con el aceite, ésta es tu receta. La ensalada de pan y tomate es  un plato de verano ideal para cenar ligero con aromas y sabores muy mediterráneos. La versión de Mikel Iturriaga se  inspira en las sopes bòfeges de les Illes Balears, aunque más tarde he descubierto un parecido  más que razonable de este plato con una humilde ensalada de pan toscana que llaman panzanella.

A estas alturas supondréis que hablamos de un receta que admite múltiples variables en cuanto a ingredientes. Para la versión básica necesitamos:


- De 2 a 4 tomates maduros pelados (biológicos, por ejemplo)
- 100/200 g. de pan de pagés o similar.
- 1/2 pimiento verde de freír.
- 1 ajo
- 1 o 2 cebollas
Versión con salsa pesto y bonito...
- Aceite de oliva, sal y pimienta
- Opcionalmente: aceitunas negras, atún, alcaparras, albahaca...

La preparación no puede ser más sencilla, en tres pasos;

a) Media hora antes cortamos la cebolla en juliana y la ponemos a macerar con agua, vinagre y sal. Tostamos el pan  y lo troceamos en dados. Reservamos.

b) Troceamos el pimiento en juliana  y el tomate en dados grandes. Escurrimos la cebolla.

c) Mezclamos todos los ingredientes en un bol o plato previamente frotado con el ajo (idea de Iturriaga: da sabor sin que nos repita después) y aliñamos con sal, aceite y la pimienta.

 Qué bonito disfrutar de este plato sencillo y delicioso como colofón del verano, ¡deprisa, que se acaba!


¡Buen provecho!