martes, 2 de abril de 2013

EL PLACER DE CONSERVAR Y RECICLAR



La humanidad siempre ha anhelado conservar la carne fresca, desde la salazón del pescado fenicio a las momias incas,  pasando por el jamón ibérico y las bodegones de  los pintores españoles del XVII
 Momia de Prim (1814-70)
Es, ha sido y será un sueño de dioses mantener incorruptible lo perecedero. En un terreno más cotidiano,  a la hora de congelar alimentos, embargados por ese sueño ancestral de eternidad para nuestros filetes,  nos podemos encontrar  ante la disyuntiva de  en qué tipo de envase conservamos los alimentos. Sin duda el cristal es el más higiénico en cuanto a olores y sabores, pero como todos sabemos, y si no ya os lo digo yo, no resiste el proceso de congelación.  Si congelamos en tupper de plástico  es fácil que alimentos como el caldo de pescado o la salsa  de tomate dejen rastros en el plástico y viceversa; el resultado es un tupper con un resistente olor a pescado o tinte rojo y unos alimentos con matices de sabor rarunos. Con Anita comentábamos este tema hace unos días y me propuso un método a medio camino entre el plástico y el cristal para congelar; se trata de aprovechar los tetra brik vacíos.
Espárragos eternos, por Manet.
Este método tiene algunas ventajas que no debemos perder de vista:
  • Aprovechamos el envase de tetra brik.
  •  Gracias a las tres capas de este tipo de envase; cartón, plástico (polietileno) y aluminio aislamos perfectamente los sabores y olores del alimento de manera que se preservan mejor  sin absorber regustos del envase. 
  •   Ahorramos (verbo interesante sin duda) en tuppers, papel albal, film…
El proceso de envasado es simple, solo necesitamos el envase tetra brik, tijeras, un poco de cinta adhesiva y un rotulador tipo edding. No obstante os dejo estas imágenes para que os hagáis una idea. 


 

Et Voilà!
                                                    
 
Otra idea es añadir el líquido directamente por el orificio del envase y cerrando con el tapón, aunque no se puede garantizar la limpieza adecuada de su interior,  ¿Os imagináis que hubiera sucedido si los egipcios hubieran actuado  de este modo con sus momias?, puestos a conservar hagámoslo “como Dios manda” (Rajoy dixit)
¡Gracias Anita!

Fuentes consultadas: 

 http://saberparacomer.blogspot.com.es/2008/02/la-salazon-del-pescado.html

 http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/09/28/catalunya/1348827112_551905.html